En 1757 la familia de Meléndez Valdés se traslada a Almendralejo. Unos años después fallece su madre cuando él contaba solo con siete años de edad, lo que sumió al poeta en una gran tristeza. En 1767 se va con su hermano Esteban a Madrid para continuar con su formación.